Category Archives: comunidad

Mi problema es que no veo el problema

El otro día conversaba con varios amigos sobre un país que había tomado bajo su control territorio de un país vecino como represalia después que un ciudadano del país invadido había cruzado la frontera y asesinado a otro ciudadano del país invasor. Alguien condenó la incursión militar y alguien más dijo que no hay que olvidarse que el país “que ahora es la víctima” fue el que inició todo cuando produjo el primer muerto y que la violencia viene de los dos lados. Algunos más, al unísono de “no seas bestia”, apresuraron su explicación de la desproporción de las represalias y que cuando la dimensión es tan desmesurada como en estos casos, 1 muerto en un bando y 20 mil en el otro, no puedes decir que la violencia viene de ambos lados en el mismo contexto y es comparable.

Al siguiente día, alguien comentó sobre una mujer que le había pegado a un hombre y concluyó que la violencia de género va en los dos sentidos. Todos estuvimos de acuerdo, aunque a ninguno de nosotros nos había pegado nuestra novia o esposa.

Así mismo, otro día, un amigo preguntó si habíamos leído esa noticia en la que se presumía la posible inocencia de un dirigente del fútbol nacional en la red de corrupción de la FIFA. La primera respuesta fue que con solo leer el título uno ya se daba cuenta de que eso no tenía pies ni cabeza así que no había si quiera considerado la posibilidad de leer la nota periodística. Además, agregó, que el título era suficiente para suponer la complicidad del periodista con el presunto inocente dirigente deportivo.

Un poco más tarde alguien preguntó si habían leído esa noticia sobre un grupo que quiere legalizar el aborto para los hombres en otro país. Todos pedimos el enlace a la noticia porque parecía la promoción de un derecho justo aunque ninguno de nosotros había estado embarazado alguna vez.

Y hace poco, en la última conversación, un amigo se mostraba indignado porque notó que otro hombre de su trabajo le había visto de una forma que él sospechaba escondía un velo romántico. Luego advirtió, que si eso volvía a pasar, le “iba a moler a puñetes“, decisión que fue respaldada por varias y varios de los atentos interlocutores, porque uno puede ser lo que le de la gana en su metro cuadrado y ese metro cuadraro es el límite que todos debemos respetar.

En la misma conversación, una amiga contó que un hombre de su trabajo le había tocado la pierna mientras le celebraba una broma y que estaba pensando en poner una queja en recursos humanos. Casi todos nos quedamos en silencio porque no parecía para tanto e igual nosotros hacemos eso todos los días. El único que habló, dijo que le baje a esa nota del feminismo porque le está convirtiendo en una paranóica hipersensible“.

Estas conversaciones me hicieron preguntarme, ¿cómo es que podemos darnos cuenta de lo que está mal en el argumento de un problema al otro lado del mundo y no podemos distinguir la misma falla en un problema que afecta a la mitad de las personas con las que interactuamos todos los días?, ¿cómo nos es tan sencillo divisar una falacia a kilómetros de distancia en un evento externo a nuestras labores diarias y se nos pasa otra en algo que involucra procesos biológicos que los tenemos o no y son parte de nuestra vida? ¿cómo podemos ser solidarios con una sospecha e indiferentes, incluso prejuiciosos, de un hecho?

Mi respuesta es que soy un hombre que no conoce de los problemas que existen entorno al género y la discriminación sistemática que ejercemos día a día, pero que debería conocer. Y esto requiere que dedique tiempo para educarme en el tema, y no de una forma superficial, como la política internacional; si no al menos a un nivel intermedio que me permita reconocer que hay discriminación por el género en nuestra sociedad, siendo experto el nivel ideal, como en el fútbol; para que pueda escuchar con atención y empatizar con las mujeres, feministas o no, que hablan de los problemas generados por el sexismo en nuestro entorno y que ellas soportan día a día, y, llegar a ser un aliado en esta lucha que mantiene la otra mitad de la humanidad por entregarnos un mundo más justo y menos violento a TODOS.

Three tips for easier remoting

After a few months now working from a remote location these three  things we have come up with might be worth sharing.

At design time.

Engaging into a design session with the BAs, customers or whoever is the subject matter expert is vital. Those sessions are the ones that will set the tone and common vocabulary for the feature in development. But this activity proves itself difficult when each side is in different locations and drawing over a board is not an option.

Here a tool that allows you to work collaboratively on real time with a learning curve no more than a couple of minutes is crucial. For us this tool end up being http://yuml.me/diagram/scruffy/class/draw as it made possible to write the UML we needed to convey our model by having each side to access the same URL with edit privileges.

At pair-coding time.

Another vital activity is to have successful pairing sessions with your coding peer. This is even harder as you will need to code over the same base at the same time through a video conference or a remote-coding IDE. Because of some restrictions in our project we were left with the first option.

As a first approach we took time boxed turns (begun with 5’ and then increased to 10’), which revealed connections and rendering delays to be our most fierceful foes. We ended with a half coded idea which never materialized as code because we were waiting for stuff to be ready so we could type again.

Moving to a “strict” ping – pong was a great relief. By each solving the pair’s just written test and talking about it, and then, writing another test while explaining what the point of it is catalysed a higher quality communication throughput that reduced the amount of code needed to grow the feature.

At stand up time.

All the equipments and tools your team is provided with so you can work remotely have one goal: trick your brain that we are all in the same room. This is so you can ease the  growing of a relationship with the people you work all day every and build a safe environment where team members feel encouraged to make and ask questions, ask and provide help, discuss problems, etc., so you reduce the problems due to miscommunication.

So, next time you are sitting in your chair in a remote location and join the stand up conference, turn the camera on! So your peers can put a face to your voice.

La latino-americanización del GDCR

Hace un par de semanas en la oficina ToughtWorks de Ecuador se puso en movimiento la organización del “Día Mundial para el Retiro de Programación” de este año en Quito, y, aunque el evento es más conocido por su nombre en inglés “Global Day of Code Retreat” hemos decidido que lo vamos a hacer un poco más latino americano!

El primer paso, y el más obvio, ha sido la traducción del nombre del evento de forma que podamos hacernos una mejor idea de que es lo que vamos a hacer el próximo 14 de diciembre. Esto, aunque simple, no viene libre de riesgos; el primero, que el título de este artículo utilice palabras que no constan en el diccionario de la lengua española. Pero, mientras la idea sea transmitida podemos mantenerlo. La idea de traducir el nombre del evento tiene el objetivo de que podamos relacionarlo con actividades que conocemos y tienen algún sentido para nosotros. Quiero decir, todos sabemos lo que es un “retiro de meditación”, verdad?

El segundo es que los participantes no solo sean ecuatorianos, sino que además contemos con varios de nuestros hermanos de la patria grande. Y en pos de este objetivo, hasta el momento contaremos en Quito con tres brasileños duchos en el arte de la programación funcional. Esto brindará a los asistentes, una vez más, la oportunidad de practicar su portuñol sin tener que moverse de la ciudad. Aprender un nuevo paradigma o probar a que sabe un nuevo lenguaje de programación será simplemente un efecto secundario dentro de todo el valor agregado que te aportará el evento.

Entonces, les esperamos en Quito el próximo 14 de diciembre para el retiro de programación a la latino-americana!